Crónica del estreno de A.C.A.P.* (24 de mayo 2014)

A pesar de la horizontalidad, la manía de consensuarlo todo, el gran esfuerzo requerido y los innumerables avatares en las vidas de todos… Después de casi un año, llegó el gran momento del estreno de A.C.A.P.* (*All Citizens Are Puppets…?).

Todo fue sobre ruedas hasta que llegamos al C.S.O.A. La Morada. A partir de ahí, continuamos a pie. Pudimos aparcar la furgo en la entrada y proceder a la descarga de todo el material.

En La Morada nos acogen con cariño y ganas, en un día marcado por la reflexión pre-electoral el orgullo nacional-futbolista. No tenemos palabras para agradecerles lo bien que nos han tratado y las facilidades que nos han dado para horarios y espacios.

Descargamos, procedemos al montaje. Ponemos lámparas, probamos sonido y contribuimos a la expansión del mercado mundial de la cinta aislante. Dos compañeros nos acompañan, analizando perspectivas y ángulos, porque nos han ofrecido hacernos el reportaje gráfico del estreno. Comemos (exquisitos bocadillos de “la mama”) y procedemos a hacer lo mejor que sabemos hacer: el ganso. Con la excusa de ensayar textos y preparar voz, cuerpo y mente, eso sí.

Los nervios nos vigilan.

Empieza a llegar el público (unas 30 almas). Con unos 20 minutos de retraso, lanzamos nuestro grito de guerra y empezamos.

CSOA La Morada al comienzo de la actuación

Tras lo que a nosotros nos pareció un rato de no más de 15 minutos, que realmente fueron algo así como 40, hacemos sonar “Tout le monde ment”, último movimiento de tweet y “-#noSomosTítteres-Fin”. El público aplaude y, dentro de nuestra caja negra, sonreímos.

Ya está, ha gustado. Hemos cumplido nuestro doble objetivo: denunciar la represión y vulneración del derecho de reunión y manifestación, y hacerlo a carcajadas.

Salimos bailando, saludamos. Terminamos con palabras de agradecimiento y nos juntamos en corrillos con la gente.

Al día siguiente, después de otras dos representaciones, recogemos todos los bártulos y empezamos a pensar en la horizontalidad. En la horizontalidad de una cama, concretamente.

Y así, muy cansados pero muy contentos, empezamos ya a pensar en el trabajo que tenemos ahora por delante: mejorar alguna cosa que no nos termina de convencer, preparar gira por varias ciudades, y difundir estas malditas reformas penales que van a hacer que tod@s seamos delitos con patas, empezando por nuestra propia representación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s